viernes, 10 de noviembre de 2017

FOTOTRAMPEO DE AVES

No hemos podido ir al campo en la última semana, así que he tenido tiempo para procesar la gran cantidad de imágenes que las cámaras fototrampeo han tomado meses atrás. Una de ellas forma parte del Programa Atalaya de Tagonius, que consiste en colocar cámaras de fototrampeo en lugares que eligen las aves como posaderos. Ramas secas colocadas en majanos o árboles muertos prominentes sirven perfectamente para este fin. 
El caso concreto de la cámara sobre la que versa esta entrada, ha estado funcionando poco más de dos meses y medio, desde finales de agosto. Ha tomado más de 9.000 fotos, en las que en más de 2.200 ha habido algún pájaro fotografiado. Palomas torcaces y gorriones chillones han sido los protagonistas en la mayoría, pero empiezo la serie con la reina de las aves ibéricas. 

Un águila real (Aquila chrysaetos) aterriza en la rama...
... y durante unos instantes otea su territorio.
Al atardecer es el gran duque (Bubo bubo) el que da una vuelta por sus territorios...
... y también en en la noche cerrada usa sus posaderos favoritos.
En todo caso es el azor (Accipiter gentilis) la rapaz que más usa este posadero.
Tanto el de la foto anterior como esta se trata de individuos jóvenes
Los adultos a veces empiezan la ronda incluso antes del amanecer
A pleno sol muestran toda su belleza...
... y en vuelo se aprecian las poderosas garras que poseen
En esta imagen y la siguiente se aprecia con sólo un segundo de diferencia entre fotos,
 la diferencia de tamaño entre este macho...
... que es mucho más pequeño que las corpulentas hembras.
Acabo las rapaces con una de las más pequeñas, 
un cernícalo vulgar (Falco tinnunculusque abre en abanico su cola para aterrizar...
... y observar un rato por si algún ratón se pone a tiro.
Casi con los mismos hábitos que las rapaces, algún alcaudón real meridional (Lanius meridionalis
también ha usado la rama como oteadero
Al final del verano aún había abejarucos (Merops apiaster) usando la rama
A veces se han juntado hasta siete
Un cauteloso arrendajo (Garrulus glandarius) prefiere permanecer por
las partes inferiores pues no son amigos de exponerse demasiado
Algún carbonero común (Parus major) también tomó el sol
Aquí coinciden las dos especies que más aparecieron: 
Paloma torcaz (Columba palumbus) y gorrión chillón (Petronia petronia)
Dos gorriones chillones vuelan para hacer compañía a uno ya posado. 
Las que están en vuelo muestran las características marcas blancas en el extremo de la cola
Este otro más cerca de la cámara muestra otra de las
 características de los chillones: su ceja muy marcada
El más pequeño de los pájaros fotografiados fue un mito (Aegithalus caudatus)
La mayoría de las veces las palomas torcaces se movieron en grupo
Este papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) se lanzó hacia la cámara 
a por algún insecto volador
Aquí, más tranquilo, espera a que otro insecto pase cerca
En busca de insectos, pero de la madera aparecieron pájaros carpinteros:
Este es un pico picapinos (Dendrocopos major)...
... y este es un pito real (Picus viridis)
Acabo con la primera ave que apareció en la serie de fotos: 
una tórtola europea (Streptopelia turtur)

domingo, 29 de octubre de 2017

RATONERO ACOSANDO A ÁGUILA REAL

Algunas veces no hace falta dar una gran caminata para ver cosas interesantes, y un paseo en bici con la pequeña detrás de paquete o mismamente desde el patio de casa es suficiente para poder contar algo. No son grandes fotos porque estaban muy lejos, pero da una idea de las posibilidades de mirar de vez en cuando al cielo.

Lo más interesante pasó en casa, con las zapatillas puestas mirando al cielo vi pasar un par de buitres, pero me llamó la atención que una pequeña rapaz acosaba a otra más grande, que no era un buitre. Una carrera a la habitación a por la cámara y los prismáticos y quedó resuelto el enigma: un ratonero (Buteo buteo) estaba acosando a un águila real (Aquila chrysaetos).

Un ratonero de plumaje claro escolta a una enorme águila real

En algún momento llegó a amagar con atacar a la gigante de las águilas
Continuo con otras rapaces que pude ver por Santorcaz gracias a la costumbre de mirar al cielo de vez en cuando.


Como dije antes, varios buitres leonados (Gyps fulvus) sobrevolaron Santorcaz

También pasó un pequeño cernícalo (Falco tinnunculus)

Hubo otro ratonero, éste con el plumaje más oscuro que el acosador de águilas
Bueno, acabo con un pajarillo de los que vienen a pasar el invierno. Deben estar confundidos, porque el tiempo no acompaña, y de hecho pude ver por la mañana tres golondrinas dáuricas (Cecropis daurica), aves típicas de primavera y verano.

Bisbita común (Anthus pratensis) un ave invernante que gusta de los rastrojos

lunes, 16 de octubre de 2017

GINETA ATROPELLADA Y MUSARAÑA

Demasiado tiempo ha pasado desde la última vez que salí por Santorcaz y ya tenía ganas. Ha sido una salida corta, y el tiempo tan desastroso que estamos sufriendo no ha ayudado mucho, pero siempre hay algo que reseñar. Empiezo por una foto triste: una gineta (Genetta genetta) atropellada a la entrada del pueblo. La vimos la noche del sábado y el domingo por la mañana aún seguía allí, es descorazonador ver un animal tan bello en ese estado.

Gineta adulta atropellada
Pero vuelvo a lo que dio de sí el paseo del sábado: unos pocos pájaros de zonas urbanas y otro cadáver de un mamífero.

Estornino negro (Sturnus unicolor)
Gorriones comunes (Passer domesticus), hembra a la izquierda y macho a la derecha
Tórtola turca (Streptopelia decaocto)
Verderones (Carduelis chloris) y pardillo (Carduelis cannabina)
Verderones a la izquierda y pardillo a la derecha
Musaraña gris (Crocidura russula)

sábado, 23 de septiembre de 2017

BUCEO EN MAZARRÓN: PLAYA DEL RINCÓN

Lo prometido es deuda, y vuelvo con una segunda entrada sobre buceo en Mazarrón. Esta vez es en la primera de una serie de playas vírgenes que hay al Sur de Puerto de Mazarrón: la Playa del Rincón, junto a la cueva de los lobos. El primer día que la visitamos quedé prendado de ella por sus aguas cristalinas y el paisaje que la circundaba. No hacía falta sumergirse en ella para poder ver los peces entre los pies, algunos de ellos muy conocidos por todos: lenguados y salmonetes.
Empiezo ya con una foto que me parecía imposible: dos de los peces más vistosos del mediterráneo y el invertebrado más inteligente, y aviso a los lectores habituales de que esta vez me saltaré los nombres en latín de aquellas especies que ya salieron en la entrada de la semana pasada.

Un fredí macho con sus colores azules y verdes, y un barreado serrano, 
acosan a un pequeño pulpo que intenta camuflarse en el fondo
Las vistas desde la playa también eran espectaculares, con acantilados y calas de todos los colores

La playa es muy somera y el agua es cristalina. En una parte sólo hay arena
Sin apenas meter las rodillas todos pudimos ver un pequeño lenguado (Solea sp.) 
intentando camuflarse para pasar desapercibido
Otro pez que se camuflaba estupendamente era este rasposo (gobius bucchichi)
En seguida, un poco más adentro y en los márgenes de los acantilados,
 reaparecen las praderas de posidonia
Y en esas praderas, aparecen otros tipos de peces como las mojarras

Además de posidonia también hay praderas de otras hierbas marinas menores,
 y en esta foto aparecen lo que pueden ser pejerreyes (Atherina boyeri)
También entre esas hierbas nadan los peces como esta julia
En los fondos también se arrastran las holoturias (Holothuria tubulosa)
Aquí un raspallón nada entre posidonias
Este es un sargo, parecido al anterior
Aquí en la sombra una hembra de fredí y a la luz una mojarra
Este es un pez de fondo, una futarra (Lipophrys trigloides)
También de fondo es este salmonete de roca
En las rocas había esponjas y tunicados muy vistosos
Un tipo de anémona que sólo pude encontrar una vez fue esta Aiptasia mutabilis
Las anémonas más comunes son las conocidas como ortigas de mar
En unas cuevas a unos tres metros de profundidad, pude ver un grupito de 
salmonetes reales (Apogon imberbis) con su llamativo color rojo
En la entrada de la cueva hay una ¿Flabellia petiolata? un alga verde con forma de abanico
Aquí en detalle se ven lo que parecen ser ascidias de Botryllus leachi
Esto en cambio es una esponja naranja Crambe crambe
Esponjas y algas conforman unos paisajes subacuáticos también muy llamativos
Esta especie probablemente sea una Sarcotragus fasciculatus

Desde esta vista superior se aprecian bien los poros por donde filtra el agua
Esta es una esponja negra ¿Sarcotragus spinulosus?
En pequeñas cuevas se cobijan las juveniles de las castañuelas (Chromis chromis
destacan con su color azul metálico
Aquí un pequeño tordo de roca, en el centro, comparte espacio con unas castañuelas
Las lisas nadan por cuevas y espacios abiertos
Otro pez de fondo, una lagartina (Parablenius sanguinolentus)
Más peces de fondo: una pequeña escorpena (Scorpaena notata),
 casi invisible, familia de los conocidos cabrachos
Un alga roja calcárea  Titanoderma trochanter
Los serranos suelen nadar entre posidonias, pero también salen a las rocas
Las planchitas tienen colores muy variables según por donde se muevan, ésta es clara...
... y esta es más oscura.
Una mojarra, una planchita y diversas esponjas
Familia de las planchitas es este bodión (Symphodus cinereus)
Familia de bodiones y planchitas son los tordos de roca
Aquí nada un tordo de roca nada junto a un fredí hembra
Las hembras de fredí son muy coloridas...
... pero los machos lo son aún más. 
Lo curioso es que las hembras adultas pueden convertirse en machos
Aquí dos hembras, una parece que está transformándose en macho.
Aquí una hembra incordia a una futarra
En esta foto se aprecia muy bien el diseño de su cabeza
Con lo que me entretuve al final de ese día fue con lo que he contado en la primera foto, un pulpo, un serrano y un fredí.

El primero en llegar a atosigar al pequeño pulpo fue el serrano
El que más insistió fue el espectacular fredí macho
Al final, creo que mi presencia dio tranquilidad al pulpito aunque él siguió intentando adoptar formas y colores que se confundiesen con el fondo.

En el vídeo siguiente, se aprecia un poco de la secuencia completa.


Todo lo anterior fue el primer día, pero volvimos a repetir un par de días después, tras un día de fuerte viento que revolvió y enturbió el mar. Esa vez el agua no estaba tan cristalina, ya que había partículas en suspensión. Pensé que no iba a poder fotografiar casi nada, pero la sorpresa fue mayúscula, pues el mar estaba invadido de grandes bancos de peces, seguramente alimentándose de esas partículas. Es una extraña sensación estar completamente rodeado de peces.

Las partículas daban un color turquesa al agua
Uno de los peces que hacían bancos son las bogas (Boops boops)
Aunque alguna también nadaba sola
Rozando la superfice había grupos de lisas bastante grandecitas
En las rompientes los briozoos aprovechan para capturar animales microscópicos
Y junto a las rompientes se agolpaban miles de pámpanos blancos (Trachinotus ovatus)
Plateados con las puntas de las aletas negras son muy rápidos nadando y se acercan a las personas sabedores de que no los vamos a poder tocar


Y bajo las rompientes se agrupan las castañuelas adultas
Que también pululan por el fondo
De adultas ya casi no conservan sus colores azules
Un grupo de obladas 
Obladas por arriba y castañuelas por debajo
Un par de salemas y un par de raspallones
Salemas entre las posidonias
Son bastante llamativas con sus ojos y líneas amarillas
Lo último que vi antes de salir del agua fue esta medusa que se llama
acalefo luminiscente (Pelagia noctiluca)
Desde atrás se ven sus peligrosos tentáculos
Acabo con algo de fuera del agua, para que no se diga. La zona es muy interesante por algunas formaciones muy curiosas así que también conviene caminar por sus playas y acantilados.

Esto es un espejo de falla, que se produce cuando las rocas de cada lado de una falla o fractura se desplazan y al producirse la fricción las caras se pulen notándose incluso las líneas del movimiento y pequeños escalones de fractura. Esta se formó en una pequeña falla, la de las moreras, que está relacionada con otra más conocida por los desastres que provoca, la falla de Lorca

Esta pequeña ciudad encantada o erosiones de Bolnuevo se han formado sobre playas fósiles erosionadas por el viento y otros agentes atmosféricos
Y aquí acaban las dos entradas sobre estas vacaciones. Ya estamos pensando en las siguientes...