sábado, 22 de abril de 2017

PICO PICAPINOS, MÁS Y MÁS AGUILUCHOS Y HEMBRAS DE TARABILLA, ÁNADE REAL, VERDERÓN Y JILGUERO

Como dije en la anterior entrada, el domingo pasado me di un paseíto de dos horas temprano por la mañana. Agradecí madrugar, porque al menos pude ponerme una manga larga. Me dieron un par de sustos, primero un corzo que me salió muy cerca pero desapareció en seguida y después un pico picapinos (Dendrocopos major) que casi me dio en la cara. El motivo es que pasé muy cerca de su nido y salió asustado. Me llamó la atención que el nido lo hiciese tan bajo, y sobre todo en uno de los árboles con la madera más dura...

Justo donde se abren las ramas se aprecia el agujero del nido,
y en el suelo, todo el serrín acumulado por la obra

La verdad es que luego vi picapinos más adelante, pero para relacionar el nido con su artista, pongo la foto del pájaro a continuación.

Pico picapinos macho, como demuestra su nuca roja

En esas ramas puntisecas de olmos y álamos, además de tamborilear los pájaros carpinteros, son muy usadas por otros pájaros para cantar o tomar el sol vigilando los alrededores.

Una abubilla (Upupa epops) y dos palomas torcaces (Columba palumbus) comparten posadero

Llevamos varios días disfrutando de los aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus) y ayer no faltaron a su cita. Llegué a ver dos machos y una hembra, uno de los machos estaba posado por el suelo, y no se si sería ese o el otro al que pude fotografiar en vuelo un buen rato después.

Aguilucho lagunero en un lindero con su cuerpo marrón típico
Cuando abre las alas, el aspecto es diferente
Tienen alas largas y estrechas, como la cola y un patrón de color muy definido


Como siempre, algún pajarillo más se puso a tiro de cámara.

Hembra de verderón (Chloris chloris), de colores más apagados que los machos
Y otra hembra, esta vez de tarabilla común (Saxicola torquata)

La nota triste me la dio esta hembra de ánade real (Anas platyrhynchos), atropellada y tirada en una cuneta. Entre la escasez de agua y estas cosas, no sé si podré ver algún patito este año.

Aquí se aprecia perfectamente los colores crípticos de las hembras
que han de ocultarse ellas y sus polluelos que no pueden volar de los depredadores

Y ya de vuelta a casa, siguiendo las idas y venidas de los jilgueros (Carduelis carduelis) descubrí que ya andan en sus nidos.

Cuando te ocultas en un buen nido, aunque seas hembra puedes tener colores llamativos

domingo, 16 de abril de 2017

MÁS AGUILUCHOS LAGUNEROS, RATONEROS Y CIGÜEÑAS NEGRAS

Hemos estado en Santorcaz en esta Semana Santa, que cualquiera diría que ha sido en junio en lugar de abril. Casi apetece salir al campo a última hora porque a medio día el sol cae a plomo. Y eso hemos hecho el jueves y viernes, dar un par de paseos por el Camino de Corpa y al Cerro de La Elvira respectivamente.
Por el Camino de Corpa nos entretuvo bastante un aguilucho lagunero (Circus aeroginosus), que antes de irse a dormir estaba a ver si cenaba algo.

En vuelo rasante, los laguneros alternan planeos con aletazos
Aquí planeando a baja altura con los depósitos de agua al fondo
Cuando detecta algo, frena con la cola abierta y encogiendo las alas, se lanza a plomo
Si no hay suerte, con profundos aleteos se eleva para ganar algo de altura

Todo esto pasaba mientras las calandrias (Melanocorypha calandra) animaban el paseo con su canto y sus imitaciones de otros pájaros.

Siempre a gran altura cantan las calandrias, que destacan por sus alas negras


Como pasa a menudo, los atardeceres desde este camino, son un espectáculo.

Añadir leyenda
Al día siguiente, tuve la cámara a mano por el jardín porque algunos árboles aún tienen pocas hojas y los pájaros cantores se ven muy fácilmente aunque tengan colores verdosos. 

Verdecillo (Serinus serinus)
Verderón (Carduelis chloris)

Por la tarde, otra rapaz nos entretuvo un rato en el lavadero, un ratonero (Buteo buteo). Aprovechando el aire que chocaba contra el Cerro de la Horca para planear y cernirse, la rapaz vigilaba a ver si había algo para merendar.

Ratonero común, con el cuerpo bastante claro
Como el sol ya estaba bajo, en los giros se iluminaban sus partes ventrales
En vuelo cernido, aprovechando el aire en contra

Y ya en casa, justo antes de entrar por la puerta, un sorpresón: una pareja de cigüeñas negras (Ciconia nigra) muy altas, en vuelo migratorio. Sólo una foto en malas condiciones pude hacer, para dejar testimonio.

Cigüeñas negras, unas aves muy escasas
El sábado no tocó campo, fue ciudad y centros comerciales, pero antes de salir saqué cinco minutos para ver qué pajarillos cantaban en los árboles del vecino, y como siempre, algunos había.


Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) cantando en un lugar prominente

Los herrerillos comunes (Cyanistes cyaneus) buscan lugares más cubiertos

Jilguero (Carduelis carduelis) uno de los mejores cantores
Y hoy he madrugado para estar un par de horas a mi aire, pero para no aburrir al lector que haya llegado hasta aquí, lo contaré en unos días.

lunes, 10 de abril de 2017

ZORRO Y DIFERENCIAS SEXUALES EN AGUILUCHOS LAGUNEROS

No se puede dejar pasar este "buen tiempo" que hace y como hacemos últimamente, lo disfrutamos juntos, excepto el domingo que madrugo yo un poco más. 
Si la semana pasada tres tejones fueron protagonistas, ésta empezó con un zorro (Vulpes vulpes), que tras husmear por un lindero en busca de ratones o topillos, salió corriendo a través de un sembrado. Aunque en las fotos no se aprecia, estaba en muy malas condiciones, probablemente tendría sarna.

Atento a los ruidos y olores, cada poco tiempo el zorro hundía el hocico en el lindero
Al final, puede que capturase algo pues salió corriendo tan contento
video
La mañana pasaba tranquila, y aunque pocos, algunos pajarillos y conejos (Oryctolagus cunniculus) se ponían a tiro.

Alcaudón real meridional (Lanius meridionalis)
Cogujada montesina (Galerida theklae)
Curruca carrasqueña macho (Sylvia cantillans)
Dos conejos al sol, al borde de un arroyo
Los que me entretuvieron un buen rato, fueron una pareja de aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus). Primero salió el macho y después la hembra, lo que permite ver algunas de sus diferencias en esta serie de fotos.

Partes superiores tricolor del macho
De perfil también se aprecia su cabeza más clara
Y por debajo, las alas son claras con los extremos oscuros.
La hembra es mucho más oscura en general salvo la cabeza y el arranque de las alas
En vuelo ascendente
Curiosamente cuando se ve alguna rapaz, suele verse otra, me da que entre ellas se vigilan y al mostrarse una, las otras salen a marcar el territorio.

Ratonero común (Buteo buteo), un individuo bastante claro
Al final llegué a casa con un buen botín, pero después salimos todos a dar una vuelta al lavadero, allí mi pequeña vio su primera culebra y no la tuvo ningún miedo.

Juvenil de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) con su típica ceja muy marcada
También bajaron a beber al lavadero bastantes pájaros como esta pardilla (Linaria cannabina)
Acabo con una triste foto que muestra cómo se echa pesticida alrededor de una fuente en la que aún mucha gente bebe, juegan los niños y con la que se riegan muchos huertos. ¿De verdad es necesario?

Suelo quemado por el uso de herbicidas, justo encima de un manantial

domingo, 2 de abril de 2017

TEJONES, ÁGUILAS Y AGUILUCHOS

Siempre lo digo, salgo mucho al campo porque no sé lo que me puede deparar, y cada poco tiempo veo o aprendo algo nuevo. Este fin de semana en Santorcaz, he visto unos tejones (Meles meles), que nunca había visto vivos antes en ninguna parte, y he podido fotografiar un pajarillo que tampoco había podido hacerlo antes en Santorcaz. Alguna cosa más para aliñarlo, y han sido unas jornadas redondas.
Pero empiezo por el principio: el sábado, aunque fresco y ventoso, empujando nuestros carritos, junto a unos amigos dimos un paseo por el campo y aunque no pude dedicarme a los pájaros, en las antiguas eras había una preciosa lavandera boyera (Motacilla flava). Se trata de un pájaro que no cría en Santorcaz, pero en sus pasos primaverales y otoñales se pueden ver con suerte. Ésta que yo vi, era de la subespecie flava, cuya área de distribución es el centro de Europa.

La subespecie flava destaca por su cabeza gris con una lista blanca,
y la garganta y toda la parte ventral amarilla
De todas las lavanderas, es la que tiene la cola más corta, aún siendo larga.
Una pena que el veneno haya matado todas las hierbas
Hoy domingo, he madrugado, aunque no mucho, y el fresco viento no vaticinaba un buen día de pájaros. Lo primero que me ha salido, ha sido una pareja de azulones (Anas platyrhynchos), que este año tendrán difícil criar, puesto que no hay mucho agua por los arroyos.

Macho y hembra vuelan muy juntos antes de desaparecer de mi vista
Casi al mismo tiempo, el aguilucho lagunero macho (Circus aeroginosus) ha salido a ver qué pasaba, y después la hembra, aunque sólo he podido fotografiar, malamente, al primero.

En esta foto, se ve un ala por debajo: muy clara y con el extremo negro;
y la otra por arriba: extremo negro, gris y marrón oscuro.
Sudando al sol y helándome a la sombra, he seguido viendo pajarillos, aunque muy pocos se paraban más de unos segundos.

Casi siempre muestro el pecho de los carboneros, pero su dorso también es colorido
Y después vino la sorpresa: un tejón adulto, seguido de dos juveniles, ni me oyeron ni olieron al llegar, pues el viento en contra me ocultaba de su agudo oído y olfato. No obstante, estaba el mayor nervioso, pues no hacía más que avivarles para ponerse a cubierto. Y es que la literatura dice que son nocturnos, y que incluso evitan salir de sus madrigueras los días de luna muy clara, pero por algún motivo, a éstos las diez de la mañana les pilló de vuelta a casa.

Mucho más grande, un adulto guía a dos juveniles...
volviéndose par a animar a apretar el paso...
... para llegar pronto a la tejonera.
Con esto ya estaba más que satisfecho, pero aún había más, en el camino de vuelta, no puede evitar entretenerme con un piquituerto (Loxia recurvirostra), unos pájaros nada tímidos que aunque se alimentan en pinares, gustan de choperas para cantar.

Un juvenil, tranquilamente estiraba su cola a poca distancia de mí...
y desde diferentes ramas, cantaba al sol...
...mostrando el curioso pico que les da nombre
Y aún hubo alguna sorpresa más, porque el maullido de un ratonero (Buteo buteo) me hizo levantar la vista, y no fue el ratonero lo que primero avisté, sino una enorme águila real (Aquila chrysaetos) que huía del acoso del valiente ratonero. Cuando éste la dejó tranquila, la real cicleó un poco para ganar altura y que ningún otro pequeñajo se le subiese a las barbas.

A baja altura, el sol reflejaba tonos dorados, color con que también se conoce al águila real.
Cogiendo altura, mostró que andaba cambiando alguna pluma
Cuando pasó el peligro, el aguilucho lagunero del principio de la mañana volvió a salir, y esta vez le pude fotografiar las partes inferiores.

Desde abajo, destacan las alas muy claras de los machos de aguilucho cenizo
Desde el patio de casa, acaba la crónico de hoy, pues un buitre leonado estuvo dando vueltas por si había alguna carroña cerca.

Enormes y sin aletear, son difíciles de confundir