domingo, 23 de noviembre de 2014

MÁS COLORES PARA UN DÍA DE OTOÑO-PRIMAVERA

En un cálido día otoñal, hemos vuelto a Santorcaz luego de varias semanas de ausencia. La verdad es que el paseo fue muy agradable, el campo está reverdeciendo... pero en lo pajaril fue muy tranquilo.

Los primeros que nos saludaron fueron un grupo de pardillos comunes (Carduelis cannabina) subidos a lo alto de un almendro puntiseco.

Pardillo común juvenil o hembra
En un pequeño quejigal de camino a Anchuelo escuchamos el canto de varios verdecillos (Serinus serinus), otro pajarillo cantor. que con el calorcillo se sentía como si fuese abril.

Verdecillo macho cantando
Seguimos subiendo y bajando cerros y nos entretuvimos un rato en juguetear con pepinillos del diablo (Ecbalium elaterium), ya que unas semanas antes se los enseñamos al hijo de unos amigos que se quedó estupefacto con la explosión del fruto de esta planta.

Fruto del pepinillo del diablo en el que en su interior se guardan semillas inmersas en un líquido a gran presión que ante cualquier roce estalla y las lanza a gran distancia
Semillas en los alrededores de la planta,
brillantes porque además tienen una mucosa pegajosa.
 En el vídeo siguiente, la cámara ni siquiera puede grabar 
hacia dónde van las semillas por la velocidad de la explosión

video

En las hojas de la planta había una mariquita de una especie que no es la habitual.

Epilachna chrysomelina
Donde más nos entretuvimos fue en los alrededores de un manantial al que muchos pajarillos bajaban a bañarse. Tras el chapuzón, algunos se desprendían del agua del plumaje en algún rosal o zarzal, y durante unos segundos, era posible fotografiarlos.

Gorrión moruno (Passer hispaniolensis), el gorrión más escaso en Santorcaz

Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)

Petirrojo (Erithacus rubecula)
Rondando esta abundancia de carne emplumada, pasó un gavilán (Accipiter nisus) y en seguida se hizo el silencio.

Gavián, el gran depredador forestal de pequeñas aves
Y ya el día no dio para mucho más, salvo para anotar los intensos colores del otoño, que si bien en Santorcaz no son tan espectaculares como los hayedos de hace quince días, también algunos elementos vegetales despuntan aquí y allá emulando los fogonazos de color que se ven en bosques más norteños.

Zumaque (Rhus coriaria) entre espartos 

Álamos negros (Populus nigra)

No hay comentarios:

Publicar un comentario