martes, 28 de junio de 2016

ALCAUDONES COMUNES, PINZÓN Y GOLONDRINAS

Un domingo más, no me hizo falta despertador para ir al campo. Después de dejar preparado un biberón de desayuno, me fui con la fresca dejando a todos dormidos en casa. Fueron sólo un par de horas, y se nota que el calor ya aprieta porque no hubo mucho movimiento.

Los protagonistas de la mañana fueron un pareja de alcaudones comunes (Lanius senator) que durante unos instantes compartieron posadero con un gorrión común (Passer domesticus). Ante mí presencia, el gorrión y la hembra de alcaudón, volaron rápidamente, pero el macho aguantó un poco más para decirme que ese era su territorio y llamar la atención sobre sí, para que no buscase su nido, que no andaría lejos.

El macho arriba, el gorrión en el medio y la hembra abajo.
Muy inquieto, el macho pasó por todas las partes de la rama
Siempre destacan las partes inferiores claras frente a las superiores oscuras
Con luz favorable se aprecia perfectamente su capucha color teja
A la semisombra de los pinos, también pude fotografiar a un pinzón vulgar (Fringilla coelebs).

De los fringílidos, los pinzones son unos de los más amantes de las arboledas
Y a pleno sol, las mariposas despliegan sus paneles solares para recargar sus baterías internas.
Lasiommata megera macho o mariposa saltacercas, curioso nombre del que desconozco el motivo
Melitaea phoebe o doncella mayor
El día antes, todos nos entretuvimos con las golondrinas (Hirundo rustica). Ya hay alguna generación de juveniles volando en compañía de adultos.

Adulto de golondrina, con su cola larga y garganta y frente color vino fuerte
Juvenil de golondrina, con colores más apagados y cola corta
Sin embargo, en la entrada de nuestra casa, aún no ha habido ninguna pollada. Como el año pasado, aunque desde marzo ya hay golondrinas por el pueblo, en casa han esperado hasta junio a hacer el nido. Ayer me subí a una escalera y vi que ya tienen cinco huevos que no tardarán en eclosionar. Resistentes como pocas, la hembra no duda en empollar su puesta mientras en el patio cenamos observándola.

Nido de golondrina, como siempre, en forma de copa abierta


martes, 14 de junio de 2016

GORRIÓN MORUNO, TÓRTOLA COMÚN E INSECTOS CURIOSOS

El domingo, antes de que sonase el despertador mi pequeña se despertó muy temprano con hambre... y ya no podía volverme a dormir, así que me lancé al campo. También, madrugan los gorriones, y no sólo los comunes que viven entre nosotros, los morunos también vuelan ruidosos y agitados a primera hora. Hace pocos años que viven por Santorcaz y ya son muy fáciles de encontrar.

Con sus llamativas mejillas blancas, casco rojizo y pecho manchado de negro, 
los gorriones morunos se distinguen fácilmente de los comunes
No muchos pájaros más se mostraron ante la cámara, debe ser que el calor ya los acobarda. En cambio, el calor es la gasolina que necesitan los insectos voladores y pude fotografiar a algunos muy interesantes.
Primero fue un Libelloides coccajus, un curioso neuróptero, que parece una mezcla de mariposa y libélula.

Alas reticuladas como libélula pero más anchas como una mariposa
Después fue una enorme libélula que no se molestaba demasiado por mi presencia. Descubrí que era porque estaba comiendo una abeja y por eso hasta se dejó acariciar el abdomen. Por lo que dice la red, debe tratarse de Cordulegaster boltonii.

Libélula de anillos de oro reposando en una viborera
De cerca se observa cómo devora a una abeja. 
En el vídeo siguiente se observa aún mejor
video
Cómo no, también abundaban las mariposas y en una zona, varias Euphydryas desfontainii, una bonita y no muy frecuente joya alada.

Euphydryas desfontainii una mariposa escasa y muy bonita
En el suelo también había insectos de lo más interesante, volví a ver una luciérnaga y pude fotografiar a este curioso grillo, que creo que es Sciobia lusitanica. Es característica su "visera" en el extremo de la cabeza y sus élitros blanquecinos.

La próxima foto de este grillo, la haré de perfil, para poder apreciar bien su visera.
Con tanto invertebrado, es lógico que también se viesen reptiles, ya que constituyen su alimento favorito.

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus), la más grande y rayada de nuestras lagartijas
También, noté una mayor presencia de tórtolas comunes (Streptopelia turtur), lo que es un buen augurio pues algunos años cuesta encontrarlas.

Las bonitas tórtolas, casi siempre emiten su arrullo desde lo alto de una rama seca
Y no dio para mucho más el día, en lo que a fotografía se refiere, pero la mañana me permitió descubrir una nueva especie reproductora en Santorcaz, el avión roquero (Ptyonoprogne rupestris)  que utiliza el viaducto del AVE en lugar de los acantilados rocosos en los que es habitual. Cómo no, también es fácil encontrar un paisaje que merece la pena recordar.