lunes, 29 de diciembre de 2014

AVES DE PARQUES Y JARDINES: VERDECILLOS, MOSQUITEROS, COTORRAS, PITOS REALES...

Para dIsfrutar de los pájaros no siempre hace falta madrugar ni viajar a lugares lejanos y exóticos. Basta con mirarlos, con cierta atención, ya que no todo son gorriones o palomas. En estos días de vacaciones basta con salir a cualquier parque con unos prismáticos o una cámara y cosechar una buena colección de aves, unas cantoras, otras coloridas, también viajeras y otras inteligentes.

Hace unos días eso hicimos por una zona verde tan grande como el Parque del Retiro, pero mucho más desconocida: la cuña verde de O´Donnell. El primer pájaro en aparecer fue uno de los más abundantes en los inviernos de Madrid: la lavandera blanca (Motacilla alba). Esta pajarita, busca el calor de las ciudades para pasar la noche, y durante la mañana se dedica a perseguir insectos en las praderas de césped de parques y jardines.

Lavandera blanca vigilando al fotógrafo antes de seguir buscando insectos
Después se nos ofrecieron varios verdecillos (Serinus serinus). Un macho decidió poner a tono su garganta al sol de diciembre para estar a punto en la primavera. Un grupillo de hembras, más pragmáticas, se atiborraban de semillas de olivarda (Dittrichia viscosa) a pesar de los coches que pasaban muy cerca.

Verdecillo macho sobre un almendro que aún conserva algunas hojas
Menos coloreadas, unas hembras abren semillas con su corto pico
También pequeños y verdosos, un grupito de mosquiteros comunes (Phylloscopus collibyta) buscaban arañitas y pequeños insectos en unas matas de hinojo (Foeniculum vulgare). 

En posturas acrobáticas los mosquiteros pinzan todos los bichillos que se oculten en ramillas y flores
En grupitos, siempre en movimiento peinaban todos los recovecos
video

Más adelante, nos apareció un viajero del norte, una bisbita común (Anthus pratensis). Nunca lo había visto en la ciudad, y el avistamiento fue breve, pues no me dio tiempo a enfocarlo adecuadamente y en los dos disparos rápidos que pude hacer, el foco de la cámara decidió enfocar al olmo de detrás. Valga al menos para documentar la presencia del pájaro.

Emparentado con las lavanderas, los bisbitas son más pardos y listados
Como siempre, no podían faltar las inteligentes urracas (Pica pica), que buscaban invertebrados en un montón de tierra removida.

Siempre alertas, las urracas nos miraban mientras buscaban comida
Ya de vuelta a casa, decidimos pasar bajo un nido comunal de cotorras argentinas (Myiopsitta monachus). Junto al nido, algún individuo tomaba el sol o vigilaba, o ambas cosas a la vez, quien sabe. El caso es que en un momento dado decidió desperezarse y mostrarnos las plumas de su puntiaguda cola.

Las cotorras amontonan ramas donde hacen nidos comunales
Con la frente y un babero gris el resto del cuerpo es verde 
Como una tercera pata, usan el pico ganchudo para moverse por las ramas
Estirando la cola, se comprueba que las rectrices centrales son más largas que las laterales
Sabía que en unos jardines próximos a casa, es frecuente el pito real (Picus viridis) así que probamos suerte. No costó encontrar a esta bonita ave, aunque el encuentro fue breve pues unos perros sueltos hicieron que buscase refugio en las altas copas de los árboles.

También verde como las cotorras, el pico largo y fuerte nos muestra a un pájaro carpintero.
En este caso un macho, como muestra la bigotera roja.
Al sol, se observa el color verde oliva, el obispillo amarillo y el brillante capirote rojo
No sé si esta será la última entrada del año, pero por si acaso, quiero desearos un feliz año y agradeceros las visitas, que este año, han superado las del pasado.

jueves, 25 de diciembre de 2014

PÁJAROS Y GAVILANES

Desde hace años, cuando se acerca la Navidad, una mañana la dedico a contar pájaros para luego introducir los datos en el programa SACIN. Los datos servirán para evaluar las tendencias poblacionales de las aves invernantes a nivel estatal, pero a mí me sirve par prestar atención a los pajarillos que a veces pasan desapercibidos por ser muy frecuentes.

El que primero posó para mí fue un pardillo común (Carduelis cannabina), que fue una de las especies más abundantes del día. 

Pardillo común macho, con ciertos tintes rojizos en pecho y coronilla,
que se intensificarán en la época reproductora
El siguiente en posar, fue otro pájaro emparentado con el pardillo, el verderón (Chloris chloris).

Verderón común macho, con un potente pico 
Después otro pájaro, pero esta vez no era un fringílido, sino un muscicápido, el petirrojo (Erithacus rubecula). Aún de parecido tamaño, los fringílidos tienen picos cónicos y fuertes que permiten abrir semillas. En cambio, los muscicápidos son principalmente insectívoros y su pico fino, permite capturar y sostener insectos como si se tratase de pinzas.

Petirrojo, con su pose característica de alas caídas
Volviendo a los fringílidos, una hembra de pinzón vulgar (Fringilla coelebs) también se dejó fotografiar.

Pinzón, otro fringílido con pico cónico para abrir semillas
Y ante toda esta variedad de pájaros, no podía faltar su mayor enemigo, el gavilán (Accipiter nisus), que en invierno es una de las rapaces más frecuentes de Santorcaz.

A pesar de la ausencia de hojas, es difícil detectar al gavilán en la noguera
Pacientes, los gavilanes esperan a cualquier pájaro desprevenido para capturarlos

lunes, 22 de diciembre de 2014

SIERRA DE LA CULEBRA, TIERRAS DE LOBOS

De la mano de José Luis, nuestro guía de Llobu (http://www.llobu.es/), un par de amigos, Lucía y yo nos hemos sumergido en el mundo del lobo este fin de semana. El lobo (Canis lupus), el gran depredador europeo, faltó a su cita pero sentimos su presencia, no sólo por los rastros y señales que nos dejó, si no por las historias de lobos de José Luis, de un ganadero al que visitamos, por el comportamiento de sus presas y en general por todo lo que rodea a este mítico animal en el lugar con mayor densidad de Europa occidental: la Sierra de la Culebra.

Las jornadas empezaban temprano, llegando de noche al punto de observación. Y es que la noche, el amanecer y el anochecer es el momento de mayor actividad para la gran parte de los mamíferos. Pronto, descubrimos que esa noche resulta fatal cuando mezclamos carreteras y animales.

Tejón atropellado (Meles meles)
A pesar del disgusto por una muerte tan gratuita que nos encontramos, tras conocer a José Luis y que nos contase la forma de proceder en las esperas para respetar al lobo y las normas, llegamos al punto de observación justo algo antes de salir el sol.

Mar de nubes en cotas bajas de la meseta zamorana
En seguida empezamos a disfrutar de un día helador pero con buena visibilidad, y mientras esperábamos, nos entreteníamos con ciervos (Cervus elaphus) y corzos (Capreolus capreolus), y casi con susurros aprendíamos sobre cuernas, clases de edad, sexos y peculiaridades de estos animales.

Cristales de hielo que habían crecido sobre el suelo
Cuando ya la mañana estaba muy avanzada salimos de nuestro oteadero a dar un paseo por los cortafuegos que habíamos estado escrutando con telescopios y prismáticos. Allí en seguida descubrimos que la zona era muy querenciosa para lobos, ciervos, corzos y jabalíes

Un par de ciervas que sorprendimos en un cortafuegos, aunque después comprobamos que también iban acompañadas de un vareto:

video

Excremento con restos de huesos atribuible a lobo
Excremento con restos de pelo de jabalí marcando un cruce de caminos, casi seguro de lobo
Huella de lobo ("seguramente" como diría nuestro guía)
Huellas de corzo
Huella de ciervo
Después del paseo, y de entrar en calor, visitamos a un ganadero joven que continuaba con la actividad de su padre. Entre muchas historias de ovejas, lobos, caza, mastines nos dejó claro que él nunca había sufrido un ataque de lobo. La causa era que había contratado a un cuerpo de seguridad muy hacendoso y que cumplía unas normas básicas de cuidado de sus ovejas. Así tenía un nutrido grupo de mastines, bien alimentados y cuando el ganado dormía al raso, siempre lo hacía en teleras y con los mastines.


Grupo de mastines que protegen al ganado
Somnolientos y sobones son los mastines con los amigos,
pero ¡ay! del que amenace a sus hermanas las ovejas
Una nueva generación de guardianes ya aprende de sus mayores...
...aunque ahora sólo den ganas de achucharlos
Mastines y careas siguen siendo las herramientas del pastor moderno que ama su trabajo
En invierno, cuando el pasto no es muy nutritivo nuestro pastor prefiere estabular a su ganado
Carnero
La comida la hicimos al sol, a la orilla del río Tera, donde una lavandera blanca (Motacilla alba) también descansaba al sol.

Lavandera blanca
Antes de anochecer subimos de nuevo al punto de observación, y aunque no tuvimos éxito, seguimos disfrutando de cielos y ciervos.

Anochecer sobre los campos de molinos
Sin desfallecer, a la mañana siguiente volvimos a intentarlo y mientras la luz aumentaba, disfrutamos con los vaivenes de la niebla.

La niebla serpentea por los vallejos
En este ambiente de paz, estuvimos más en silencio que el día anterior y los animales se nos acercaron bastante más.

Grupo de ciervas a contraluz
El mismo grupo de ciervas, nos dirigió una última mirada antes de desaparecer
Corzo con su cuerna incipiente cubierta del terciopelo
Y con la sensación, de que lo tendríamos que volver a intentar, nos internamos en el pinar en busca de nuestros coches. No vimos al lobo, pero José Luis supo contarnos los problemas a los que se enfrenta y cómo a pesar de ellos sobrevive en un lío de intereses y conflictos que sólo una persona de la zona puede comprender. Me despido agradeciéndole en nombre de todos sus enseñanzas y deseándole suerte

Niebla y pinos filtraron la luz que nos despidió 

lunes, 8 de diciembre de 2014

PICOGORDOS, GAVIOTAS Y BISBITAS

Llevamos alguna semana sin salir al campo, y para un día que nos decidimos, va y hace un frío que pela... y lo peor no fue el frío, ¡sino el viento! Pero es diciembre, no se puede pedir más y aún así el sábado vimos alguna cosa curiosa que vengo ahora a contar.

Supongamos que tenemos que partir el hueso de una aceituna o de una cereza para comer la semilla que protege la cáscara. Si no tuviésemos herramientas, probablemente perderíamos alguna muela en el intento, y por eso sorprende que un pájaro poco más grande que un gorrión sea capaz de tal proeza: el picogordo (Coccothraustes coccothraustes). Y aunque llama la atención el potente y afilado pico que tiene, y que dispone de estrías para que no resbalen los frutos, lo más espectacular de este pajarote es su cuello y cabezota Ésta alberga los potentes músculos capaces de ejercer una presión de hasta 80 kg sobre una semilla. Ni Fernando Alonso tiene un cuello tan poderoso.

Picogordo sobre un almendro 
Parcialmente de espaldas, se aprecian las franjas negras y blancas de las alas,
observables en vuelo

Pocos más pájaros se atrevieron a posar para las fotos por el viento, aunque ese viento también trajo a unas gaviotas sombrías (Larus fuscus) a Santorcaz. No hay mares o embalses, cerca del pueblo, pero en este mundo tan humanizado, el cercano vertedero de Alcalá de Henares es un gran supermercado de desperdicios al que milanos, cigüeñas y gaviotas no faltan.

Gaviotas sombrías, la de la parte inferior, un adulto como muestran sus partes grises y blancas en lugar de parduzcas
En esta imagen también se aprecia que sólo un individuo es adulto
Para devolvernos a la realidad de la avifauna de un frío páramo alcarreño, en lugar de un cálida costa mediterránea, al final nos entretuvimos con una bisbita común (Anthus pratensis) que escarbaba en la cuneta de un camino. Hasta que no dejen de verse estos pájaros por Santorcaz, no podremos decir que el calor ha vuelto... pero mientras, disfrutaremos con ellos.

Muy estirado esta bisbita nos observó para luego ser picoteando aquí y allá