domingo, 20 de enero de 2013

Santorcaz: Medio Natural


De nuevo, el mal tiempo me hace permanecer en casa y vuelvo con la descripción del medio natural de Santorcaz. Es la parte viva, la más conspicua, cambiante y débil, y para mí, la más apasionante. Lo es tanto, que desde que tomo registros escritos de mis paseos por Santorcaz he acumulado 1.532 horas en el campo en 529 jornadas desde 2003 hasta 2012. ¡Quién sabe cuántas horas más antes de 2003!

Vegetación potencial


Santorcaz se encuentra en la transición entre el piso bioclimático Mesomediterráneo y el Supramediterráneo y las formaciones vegetales que se podrían encontrar de manera natural serían:

  • Encinares de Quercus ilex cubrirían todo el territorio exceptuando aquellas zonas donde son desplazados por las formaciones que se comentan seguidamente.


En la superficie del páramo con las calizas culminantes
aflorando el paisaje sería algo parecido al de la foto

  • Quejigares de Quercus faginea acompañados de coscoja (Quercus coccifera) se presentarían en la exposición norte de laderas donde se puede mantener más tiempo la humedad del suelo.


En lugares umbríos aún quedan restos de quejigares

  • Olmedas de Ulmus minor se darían en zonas con el nivel freático al alcance de las raíces la mayor parte del año. Esto sucede en los fondos de valle o en las cercanías de los abundantes manantiales del acuífero de las calizas del páramo.


Vegetación actual


Debido a la dilatada historia de la zona y a la gran superficie utilizada durante siglos para ganadería, agricultura y recogida de leña la vegetación hoy es muy diferente a lo que cabría esperar. Actualmente, la vegetación “natural” se limita a las zonas más desfavorables donde la excesiva pendiente o la poca profundidad del suelo no permitió meter el arado. Las formaciones actuales las podríamos clasificar de la siguiente manera:

  • Matorral mediterráneo

Se localiza en las zonas de poca profundidad del suelo y/o de pendiente pronunciada. Presenta una escasa cobertura del suelo y aunque su aspecto es muy pobre contiene una gran variedad de especies y diferencias en función de los diferentes suelos y orientaciones. Siempre va acompañado de algún pie aislado de las especies arbóreas que serían de esperar, encinas y quejigos.

Restos de monte mediterráneo en las laderas con esparto

En las zonas más desfavorecidas junto a coscojas aisladas se pueden encontrar  espartos (Stipa tenacissima), tomillos (Thymus zygis, T. vulgaris), espliego (Lavandula latifolia), asperón (Lythodora fruticosa) y otros pequeños matorrales (Teucrium, Helianthemum, Halimium, Helichrysum...).

Pasto con gran diversidad de pequeñas matas y herbáceas

En las zonas de umbría el matorral toma un mayor porte y aparecen rosales silvestres (Rosa sp.), madreselvas (Lonicera sp.), jazmín silvestre (Jasminum fruticans), aladierno (Rhamnus alaternus) y majuelos (Crataegus monogyna) entre otros.

En el resto de las zonas ocupadas potencialmente por encinas, se entremezclan todas las especies anteriores según condiciones microclimáticas, añadiéndose además la muy abundante aliaga (Genista scorpius) y la retama (Retama sphaerocarpa).

  • Formaciones hidrófilas

Se incluyen aquí las masas de vegetación que aparecen en los márgenes de los arroyos y las fuentes o lugares con el nivel freático cerca de la superficie del suelo. Hoy los márgenes del arroyo de la Dehesa están cubiertos con juncales (Scirpus holoschoenus), carrizales (Phragmites) o zarzales (Rubus ulmifolius) con algún pie aislado de sauces o chopos algunos de ellos de especies introducidas Populus x canadiensis. En las diversas fuentes, manantiales y huertos aún quedan algunos olmos (Ulmus minor) que en cuanto alcanzan 4 ó 5 años mueren por la grafiosis.

Ribera del Arroyo de la Dehesa o de Anchuelo con carrizo en primer
término y sauces y chopos negros con zarza en el cauce

  • Cultivos

Casi un 75 % de la superficie de Santorcaz son tierras destinadas al cultivo. Todas las explotaciones son de secano. Del total de la superficie cultivada un 72% corresponde a cultivos herbáceos, entre los que es mayoritaria la cebada, y en menor medida trigo, veza-avena, yeros, girasol, etc. En la zona de los cerros, cuya pendiente y accesibilidad dificultan el cultivo, hay algunos olivares.


  • Pinares
Ocupan pequeña extensión y todos han sido introducidos, pues no se dan de forma natural. En general son muy espesos e impiden la existencia de sotobosque.

Pinar de Pinus halepensis de unos 60 años de edad

Fauna

       
No existen fuentes bibliográficas que incluyan censos o inventarios de fauna en el municipio, por lo que el único conocimiento de ella se tiene es a partir de las propias visitas al campo, y de las referencias dadas por cazadores, agricultores y habitantes.

  • Invertebrados

Los invertebrados son hoy mucho más escasos que hace unos años, ya que el empleo masivo de fitosanitarios ha acabado con gran parte de ellos y ha roto los equilibrios que seguramente hacían que se autorregulasen. Además, al situarse en los eslabones más bajos de la cadena alimentaria, han supuesto una merma en el resto de especies. Se puede destacar que en los coscojares sobre yesos de la zona, se encuentran algunas especies de mariposas incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de la Comunidad de Madrid.

Doncella española (Euphydryas desfontainii)

  • Peces

No existen peces de forma natural en arroyos y fuentes, pero algunas personas bienintencionadas sueltan de vez en cuando carpines, carpas o barbos en los lavaderos y abrevaderos municipales, que producen un desastre en las poblaciones de invertebrados y anfibios autóctonos.

  • Anfibios 

Se han visto hasta seis especies de anfibios en Santorcaz: sapos común y corredor, sapillos moteado y pintojo, rana verde y gallipatos. Desecación de arroyos, abonos, fitosanitarios, atropellos, movimientos de tierras, calentamiento global, introducción de cangrejos americanos, peces y galápagos de Florida amenazan gravemente su continuidad y algunos no se observan desde hace años.

El gallipato (Pleurodeles waltl) es un anfibio bastante escaso en Santorcaz

  • Reptiles 

En cuanto a los reptiles, además del citado galápago de Florida, un temible invasor que he visto en dos ocasiones, se presentan lagartos ocelados, lagartijas ibéricas, cenicientas y colilargas, algún eslizón tridáctilo, salamanquesas, culebras bastarda, de escalera, acuática de collar, acuática viperina y lisa meridional, suman un total de doce especies observadas.

Durante el celo, los reptiles son más fáciles de acercar.
Lagartijas colilargas (Psammodrumus algirus)


  • Aves 

Las aves son ¡relativamente! los vertebrados más fáciles de observar. Su gran movilidad impide una descripción completa de todas las especies que de una manera u otra se pueden detectar en Santorcaz. Unas especies habitan todo el año entre nosotras, otras crían en las inmediaciones pero campean en nuestras tierras, otras pasan sólo el invierno mientras que otras desaparecen con los fríos, algunas sólo las vemos en paso entre África y el norte de Europa durante unas semanas o días, y finalmente algunas son rarezas que “no pintan” nada por estos lares pero que siempre son bienvenidas. Entre unas y otras, he podido contar 165 especies de aves.

La Tarabilla norteña (Saxicola rubetra) sólo se observa
en Santorcaz durante los pasos de primavera y otoño

Las poblaciones de muchas de ellas se encuentran amenazadas por la invasión del medio natural por construcciones humanas, la eliminación de insectos y “malas hierbas” por la agricultura, la “limpieza” de arroyos y cauces, el furtivismo, la existencia de perros y gatos asilvestrados, etc.

  • Mamíferos 

Estos mismos impactos negativos afectan los mamíferos. Sus hábitos nocturnos y extremada timidez hacen difícil su observación y la mayoría de las veces sólo se los detecta por sus madrigueras, excrementos, marcas y desafortunadamente por los atropellos. Son 23 especies las que he podido detectar, a las que habría que sumar varias de murciélagos y micromamíferos que no he podido identificar.


Las especies detectadas son: erizo, musaraña gris y topo ibérico entre los insectívoros; perros asilvestrados, zorro, comadreja, turón, garduña, gineta, gatos doméstico y de monte, entre los carnívoros; jabalí y corzo entre ungulados; ardilla, ratón de campo y doméstico, ratas negra, parda y de agua, topillo mediterráneo, conejo y liebre ibérica entre los roedores.

Madrugar, silencio absoluto, conocimiento de sus costumbres y algo de suerte, son imprescindibles para acercamientos y observaciones a corta distancia, como la de este corzo, que  se tropezó conmigo.

video




      

No hay comentarios:

Publicar un comentario